BYE BYE SOBREPESO – CÓMO REALIZAR UN CAMBIO DURADERO

Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Tweet about this on Twitter
Twitter

Comparte con tus amigos!

Si tú y yo queremos cambiar nuestro comportamiento, sólo hay una forma efectiva de hacerlo: tenemos que vincular sensaciones insoportables e inmediatas de dolor a nuestro antiguo comportamiento, y sensaciones increíbles e inmediatas de placer al nuevo.

Piénsalo del siguiente modo: a través de las diversas situaciones que confrontamos a lo largo de la vida, hemos aprendido ciertas pautas de comportamiento y pensamiento para alejarnos del dolor y acercarnos al placer. Todos desarrollamos estrategias para acabar con esas sensaciones, algunos lo consiguen yéndose de compras, comiendo en exceso, las drogas, el alcohol, etc. Saben consciente o inconscientemente, que este camino neural aliviará su dolor y les llevará por unos instantes a un cierto nivel de placer.

3 PASOS SENCILLOS PARA ALEJARTE DEL DOLOR

PASO 1: Decide lo que realmente quieres y qué te impide tenerlo ahora.

Conseguimos aquello sobre lo que enfocamos la atención. Si te enfocas en lo que NO quieres, ¿adivina que tendrás?.

En mi Caso personal siempre me decía “no quiero ser gorda” y cuando entendí este paso me decía “quiero sentirme fantástica y con mucha energía”

El primer paso para crear cualquier cambio es definir qué es lo que deseas, para que así tengas algo hacia que dirigirte. Mientras más específico seas en cuanto a lo que deseas, mayor será la claridad que tendrás para lograr lo que quieres.

También tienes que saber qué te impide tener lo que quieres. Probablemente lo que te impide efectuar el cambio es el hecho de que vinculamos más dolor a realizarlo que a permanecer como estábamos.

PASO 2: Apalancamiento: Asocia un fuerte dolor a no cambiar ahora y un gran placer a la experiencia de cambiar ahora.

La mayoría de la gente sabe que quiere cambiar, pero no se decide a hacerlo. El cambio no es una cuestión de capacidad, sino que casi siempre es una cuestión de motivación. Si alguien te coloca una pistola en tu cabeza y te dice “Mas te vale que abandones ese estado depresivo y empieces a sentirte feliz ahora mismo”, te aseguro que cualquiera de nosotros sale en un, dos por tres de ese estado emocional.

El gran error es que el cambio es a menudo un “debería” y no un “tengo que”, es equivalente a decir “algún día dejaré de fumar” o “el próximo verano sí que comienzo una dieta con anticipación”.

La única forma de producir un cambio AHORA, consiste en crearnos una sensación de urgencia tan intensa, que nos veamos impulsados a seguirla.

.

Hace años atrás llegue a pesar 93 kg. Sentía que era algo doloroso, no me sentía para nada feliz porque cada vez que tenía una fiesta lo único que quería era verme bien y sentirme cómoda con algún vestido corto y me veía espantosa. Cada verano era un verdadero martirio para mí al ver como otras mujeres usaban short, poleras con tiritas, faldas, bikinis y yo con pantalones y cada año subía más y más de peso. La pregunta es si sentía tanto dolor, ¿por qué no hacía algo realmente efectivo para bajar de peso?……

…..tan simple porque tenía una fuerza motivadora mucho más poderosa que me decía “no tengo tiempo para hacer ejercicios, trabajo todo el día y con 3 hijos pufffff imposible, el tiempo que me queda es para estar con ellos!” o “no vale la pena seguir haciendo dietas porque no sirve, bajo de peso y luego recupero mi peso anterior e incluso subo más”.

Cada día que me levantaba y me miraba al espejo me decía “que horror de mujer” y con esa energía comenzaba el día, hasta que un día me pregunté a mi misma “¿Dani, te vas a seguir maltratando todas las mañanas o vas a generar estrategias “ganadoras” que te permitan de una vez generar un cambio duradero y sentirte fantástica cada vez que despiertes y te mires al espejo?”. Esta fue la interrogante que transformó mi vida por siempre y bajé 25 kilos en un año y medio.

Si has intentado efectuar un cambio muchas veces y has fracasado, eso solo significa que el nivel del dolor por el fracaso del cambio NO es lo suficientemente intenso.

Para lograr un verdadero apalancamiento, hazte las siguientes preguntas: ¿Qué me costará si no cambio?, ¿cuál es el precio por no cambiar?, ¿qué me perderé en mi vida si no hago el cambio? ¿Qué me está costando ya mental, emocional, física y financieramente?.  Tienes que conseguir que el dolor de no cambiar sea para ti tan real, tan inmediato, tan intenso que no puedas seguir postergando la acción por más tiempo.

Si lo anterior no es suficiente para generar un apalancamiento, enfoque la atención sobre cómo afecta tu comportamiento a las personas queridas, a tus hijos y a aquellos que te importen.

Finalmente, hazte preguntas que asocias con el placer para ayudarte a vincular esas sensaciones positivas con la idea del cambio: “Si cambio, ¿cómo me ayudará eso a sentirme con respecto a mí mismo?, ¿qué otras cosas podría conseguir si realmente efectuara este cambio hoy mismo?, ¿cuánto más feliz sería yo ahora?.

La clave está en definir razones bastante sólidas acerca de por qué deberías efectuar el cambio inmediatamente y no algún día.

PASO 3: Interrumpe la pauta limitante

Podemos sentirnos altamente motivados para cambiar, pero si seguimos haciendo las cosas de la misma manera, repitiendo las mismas pautas inapropiadas, tu vida no va a cambiar, y lo único que experimentarás será más y más frustración y dolor.

¡Interrumpir la pauta de la emoción limitadora, puede cambiar por completo tu vida!

 Una de las mejores formas de interrumpir la pauta limitante, consiste en hacer cosas que no se esperan, cosas que sean radicalmente diferentes. Piensa en algunas cosas que puedes hacer para interrumpir tus propias pautas. Tómate un momento para reflexionar en algunas de las formas más placenteras con las que puedas interrumpir una pauta de sentirte frustrado o preocupado.

La próxima vez que empieces a sentirte deprimido, levántate de un salto y grita “Gracias por este nuevo día”…..algo así tan estúpido va a ser suficiente para desplazar tu atención y modificar tu estado.

Si te ha gustado este artículo por favor te pido unos segundos para compartirlo en las redes sociales con tus amigos y seguidores. ¡Muchas gracias!

Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Tweet about this on Twitter
Twitter

Comparte con tus amigos!

Cariños,

Dani Mujica M.
Neurocoach & Trainer

Súmate a las miles de personas que reciben los "Tips de Dani Mujica". Es Gratis!

* indicates required

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *